La excesiva atención mediática desencadenó la desaparición del gastrónomo Pascal Henry en 'El Bulli'

El crítico suizo justifica así una ausencia que ha durado varios meses

La pista del gastrónomo suizo Pascal Henry se perdió una noche del pasado mes de junio tras haber degustado una deliciosa cena en 'El Bulli', el restaurante que Ferrán Adriá posee en la localidad catalana de Rosas. La misteriosa desaparición llenó las portadas de los semanarios europeos y los programas de televisión. Inmediatamente se activó un dispositivo policial para dar con él. Durante casi dos meses nada se supo acerca de su paradero.

Fue en el mes de agosto, puesto en conocimiento de la Interpol el caso, cuando fue localizado en Ginebra, tras ser visto en un cajero automático. Ahora, cuatro meses después de ser encontrado, el suizo ha concedido su primera entrevista a un diario de su país, a través de la cual ha intentado justificar sus actos. Reconoce que tras abandonar 'El Bulli' el pasado 12 de junio estuvo "entre Francia y Suiza" y que en los momentos posteriores a su huida "no sabía quién era ni dónde estaba".

En el momento de su desaparición el célebre gastrónomo estaba realizando una ruta por un total de 68 restaurantes (todos ellos poseedores de tres estrellas Michelín) de Europa.  Con la intención de recoger sus impresiones y recogerlas en forma de libro recorrió varias ciudades de Francia, Bélgica y Holanda, recalando finalmente en España.

  Después de cenar en el restaurante de Adriá, y antes de pagar la cuenta, Henry dijo que iría a su coche para dejarles una tarjeta de visita y nunca regresó. Al parecer, la excesiva atención mediática a la que se vio sometida le generó un estado de ansiedad que culminó con su desaparición. "No se trataba de realizar una hazaña, pero esta historia tomó proporciones considerables. Yo no creía necesitar tanta atención. Psicológicamente se había convertido en algo pesado", declara. Henry continúa explicando la enajenación momentánea que sufrió: "No sabía quién era ni dónde estaba. No di ninguna noticia a mi entorno. Era como si estuviese desconectado del mundo. Esto ya me ocurrió hace algunos años". 

Tras relatar su experiencia y tener a la Policia de varios países tras su pista, este crítico gastronómico pretender volver a su vida normal. Aunque tras pasar varios meses errando por Europa su situación económica se ha visto muy mermada, por lo que su gran proyecto es encontrar pronto un nuevo empleo, a ser posible relacionado con el mundo de la cocina. Respecto al libro que pretendía escribir, ha confirmado que no descarta darle forma en un futuro pero que ahora mismo no entra dentro de su orden de prioridades.

Más sobre

Regístrate para comentar