La mujer más rica de Francia, enfrentada a su hija por haber regalado 1.000 millones de euros a un fotógrafo

Liliane Bettencourt, heredera del imperio L'Oréal, considera a François-Marie Banier su "hijo adoptivo"

De un caso digno de guión de Hollywood se han hecho eco estos días los medios de comunicación de todo el mundo. Liliane Bettencourt, la mujer más rica de Francia y una de las mayores filántropas del mundo, se ha visto envuelta en la polémica después de haber regalado alrededor de 1.000 millones de euros al fotógrafo François-Marie Banier, a quien considera su "hijo adoptivo". Al parecer Liliane, heredera de la firma cosmética L'Oréal y principal accionista de la marca, ha financiado a su buen amigo un gran número de pólizas de seguros de vida en los últimos diez años.

Ante tan generosa donación, la única hija de la multimillonaria, Francoise Bettencourt Meyers, se vio obligada a recurrir a los tribunales para solicitar la incapacitación legal de su madre, pues considera que ésta ha sido víctima de un "abuso a su fragilidad mental" por parte del fotógrafo. El caso está en estos momentos siendo investigado por el procurador público de Francia. Bettencourt Meyers, de 55 años, presentó su queja hace casi un año pero ha sido ahora cuando se ha conocido públicamente.

Según varios medios franceses, la policía discretamente ha entrevistado tanto a Bettencourt como Banier. Un confidente de la hija de Bettencourt declaró al Journal du Dumanche que "ella no busca ningún dinero, simplemente tiene miedo de que su madre esté dilapidando su fortuna a su avanzada edad". Por su parte, Bettencourt -que a sus 86 años sigue asistiendo a reuniones de la junta directiva de la firma cosmética- aseguró a la policía que estaba "subvencionando" a Banier y que ella puede disponer de su dinero como mejor considere. Utilizando el famoso eslogan de la firma de cosméticos, Bettencourt afirmó que estaba dando a Banier parte de los 23.000 millones de euros en que se estima su fortuna "porque él lo vale".

Hasta el momento, se ha negado a someterse a exámenes médicos que evalúen su capacidad mental. Su abogado, François Goguel, ha afirmado que "ella se encuentra en estos momentos viajando por Estados Unidos y se encuentra muy bien, pero no desea hacer comentarios sobre lo que es un asunto privado". El letrado, no obstante, agregó que la cifra de un billón de euros que se ha dicho es "exagerada" y que los regalos a Banier se han realizado libremente a lo largo de varios años.

Además de renombrado fotógrafo, a sus 61 años Banier es también dramaturgo, pintor y novelista. En los setenta era conocido como "el chico de oro" de París. Con 16 años conoció a Salvador Dalí y con 18 publicó su primera novela. Entre sus amigos más famosos se encuentran la princesa Carolina de Mónaco, el diseñador Pierre Cardin y la pareja formada por la cantante Vanessa Paradis y el actor Johnny Depp, quien en una ocasión declaró: "Las fotografías de Banier han sido las únicas imágenes honestas que me han tomado, porque se hicieron sin premeditación y de forma improvisada".

"El dinero tiene que servir para emprender"
Liliane Bettencourt, la cuarta fortuna de Europa y la decimoséptima del mundo, es la única hija de Eugéne Schueller, fundador de L'Oréal. Comenzó a trabajar en el negocio familiar a los 15 años, para más tarde heredar el emporio de cosméticos en el que también trabajan su hija y el marido de ésta, Jean-Pierre Meyers. Estuvo casada con André Bettencourt, ministro en el gobierno de Charles de Gaulle y amigo del presidente François Mitterrand, desde 1950 hasta el año pasado en que falleció. Actualmente posee aproximadamente el 30 por ciento de las acciones de la firma y ha usado su fortuna, entre otras cosas, para financiar la Fundación Bettencourt-Schueller, que invierte dinero en investigaciones médicas y en la lucha contra el analfabetismo y para ayudar a gente sin hogar. "El dinero tiene que servir para emprender", ha confesado Bettencourt en numerosas ocasiones. "Cuando se ha recibido tanto, se debe amar dar algo a cambio".

Liliane vive en una amplia residencia en Neuilly, uno de los suburbios más ricos del oeste de París y durante muchos años el feudo político del actual presidente francés, Nicolás Sarkozy. Es, por tanto, el procurador público de Nanterre, que cubre el área de Neuilly, quien debe decidir si emprender una investigación en profundidad o dejar el asunto de lado. En su casa, se dice que Bettencourt posee una de las mejores colecciones privadas de arte en Francia, con obras de Picasso, Monet y Van Gogh. También ha regalado a su amigo Banier algunas de Picasso, pero su hija no ha tomado acciones legales a este respecto.

Más sobre

Regístrate para comentar