La Declaración Universal de los Derechos Humanos cumple 60 años

Tal día como hoy, en 1948, se firmó en París este acuerdo universal

La Declaración Universal de los derechos Humanos está de aniversario. Hace hoy 60 años las Naciones Unidas firmaban en París el reconocimiento de los derechos fundamentales de todas las personas por el hecho de ser precisamente eso, seres humanos.

La Declaración partió de la guerra pero buscaba la paz, y hoy, a sus 60 años resulta más actual que nunca. Es el cimiento de las normas internacionales de derechos humanos, la primera declaración universal sobre los principios básicos de los derechos humanos inalienables, y una norma común de comportamiento para todos los pueblos y todas las naciones.

Símbolo de libertad
En su primer artículo, la declaración recoge lo siguiente: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Una Declaración en un siglo convulso
La Declaración de los Derechos Humanos ha conocido los acontecimientos políticos e históricos más importantes de finales del siglo XX y ha entrado en el siglo XXI con mucho todavía por lo que luchar.

Debido a las atrocidades que se produjeron durante la II Guerra Mundial,las Naciones Unidas establecieron que era necesario establecer los derechos que toda persona, independientemente de su género, origen o condición, tiene.

Al poco de las terribles consecuencias que tuvo la bomba atómica, nació la Declaración, que ha sido traducida a 330 idiomas, dato equiparable solamente a la Biblia. La carta de derechos fundamentales se ha mantenido inalterable al mismo tiempo que se sucedían los acontecimientos mundiales, como el mayo francés del 68, la primavera de Praga o la caída del muro de Berlín.

Durante todos estos años, la Declaración ha sido el baluarte de las libertades y derechos de las personas de todo el mundo. Sin embargo, se trata de una declaración de intenciones a la que voluntariamente se someten los diferentes países, ya que no tiene carácter coercitivo. Es por esto que la Declaración no se ha podido imponer a los momentos más terribles de la historia, como los genocidios de Ruanda y Bosnia, el conflicto árabe-israelí, la guerra de Irak o la guerra de Afganistán.

Campaña por la dignidad y la justicia
El pasado 10 de diciembre, coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, inició una campaña para preparar los preparativos del 60º aniversario de este tratado, que se celebra hoy 10 de diciembre.

El tema de la campaña, “Dignidad y justicia para todos”, reafirma la idea de que la Declaración es un compromiso con la dignidad y la justicia universales y no algo que se deba considerar un lujo o una aspiración.

Con motivo de esta campaña, Ban Ki-moon ha querido recordar que "en un mundo que apenas empezaba a recuperarse de los horrores de la segunda guerra mundial, la Declaración fue la primera afirmación mundial de lo que actualmente damos por sentado: la dignidad e igualdad inherente de todos los seres humanos."

Por su parte, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Louise Arbour, ha asegurado que durante el año que dure la campaña, "se deberán realizar esfuerzos sin precedentes para asegurarnos de que todas las personas del mundo puedan contar con leyes justas que las protejan. En la promoción de todos los derechos para todos, procuraremos lograr la más plena realización de las posibilidades humanas, promesa que constituye el fundamento de la Declaración Universal."

Apoyo de las instituciones españolas
En nuestro país, el Pleno del Congreso respaldó ayer de forma unánime un texto que reafirma el compromiso del pueblo español con "la letra y el espíritu" de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

La declaración del Congreso reconoce la tarea de "todas aquellas personas" que trabajan a diario por la defensa de los derechos humanos en todo el mundo con el fin de hacer realidad los grandes objetivos de la Carta de Naciones Unidas sobre esta materia.

Los derechos humanos no son únicamente valores universales que trascienden las culturas y las tradiciones, sino que son valores de una "quintaesencia local" y compromisos contraídos a escala nacional en órganos internacionales y constituciones y leyes nacionales.

Más sobre

Regístrate para comentar