Venecia, asediada por las lluvias y a punto de desaparecer bajo el mar

La ciudad italiana está en alerta roja por las fuertes lluvias de los últimos días

La romántica Venecia, al norte de Italia, está al borde de la inundación. Los vecinos de la histórica ciudad se han despertado hoy rodeados de más agua que nunca. La alerta viene por el “agua alta”, una fuerte marea que ha alcanzado hoy al mediodía los 156 centímetros sobre el nivel del mar, una cota que no se alcanzaba desde el año 1979.

Así pues, la crecida del agua ha borrado la típica estampa de los canales, cafés y callejuelas, dejando a la ciudad sumergida en el mar. Las lluvias de los últimos días y los fuertes vientos provenientes del sur han dejado a su paso una desoladora imagen, que ha impedido a los turistas pasear en góndola y moverse por las típicas calles construidas sobre el mar.

La barrera de los 160 centímetros
La preocupación ha llegado a su cota máxima a mediodía, ya que el nivel de la marea ha llegado a los 156 centímetros. El Ayuntamiento de Venecia ha advertido que este nivel podría alcanzar los 160 centímetros, ante lo cual la ciudad quedaría completamente inundada, según el centro de previsiones de las mareas.

De esta manera, lugares emblemáticos como la plaza de San Marcos se veían hoy completamente anegados, dificultando mucho las comunicaciones por la ciudad. Además, la alta marea y una huelga dejó a la ciudad de los canales completamente sin transportes, los clásicos "vaporettos", único medio para moverse por Venecia.

Han sido pocos los osados que han querido “disfrutar” de esta inusual imagen y han decidido equiparse de botas y gabardinas para salir a la calle, ya que ha resultado muy complicado moverse por la ciudad. El consejo de las autoridades ha sido, precisamente, armarse de paciencia y no salir a la calle más que por causa mayor: la ciudad se veía prácticamente desierta.

Venecia es una ciudad ganada al mar y sus habitantes están acostumbrados a vivir entre canales. Las crecidas de agua no suelen superar los 100 centímetros, un nivel que no ocasiona grandes problemas a la población. El problema está cuando el agua rebasa esta altura, ya que comienza a encharcar los pequeños comercios a pie de calle y los bajos de casas e iglesias.

El siroco da un respiro
El siroco, el viento típico de la región, ha dado un respiro a los venecianos y ha cambiado de dirección, lo que ha provocado que la ciudad se haya salvado de desaparecer bajo el agua. Mañana se espera que la situación continúe siendo complicada, con una cota de 90 centímetros, con lo que la alarma pasará a ser naranja.

Venecia recibe cada año 12 millones de turistas y se ha hundido ya 23 centímetros desde 1900. Los motivos principales son el fenómeno "agua alta", así como la circulación de las lanchas, que a menudo las olas que provocan golpean las bases de la ciudad.

La belleza y la amenaza de Venecia vienen de la mano: el haberse ganado al mar hace de ella una ciudad hermosa y muy especial, pero también este hecho es su principal amenaza. Por ahora, la ciudad de los canales está a salvo de naufragar.

Más sobre

Regístrate para comentar