Los estadounidenses comienzan a votar ante la expectación del mundo entero

Barack Obama ya ha ejercido su derecho al voto en Chicago, y John McCain lo ha hecho en Phoenix / Miles de ciudadanos hacen cola frente a sus colegios electorales por todo el país

Los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos no tienen previsto descansar hoy. Barack Obama ha acudido esta mañana a primera hora a su colegio electoral, en Chicago, y ha sido el primero de los dos en depositar su voto. Como siempre, acompañado por su mujer, Michelle, y sus dos hijas, Malía y Sacha.

A pesar de haber ejercido ya su derecho al voto, el senador acudirá esta tarde a Indianápolis, para seguir haciendo campaña e intentar captar la confianza de los votantes indecisos. Esa será su última comparecencia pública como aspirante antes de conocer los resultados, ya que según informa Europa Press, después tiene previsto seguir la que ya es una tradición del día de elecciones: jugar al baloncesto.

Por su parte, John McCain no piensa dejar de batallar por la Casa Blanca. Hace tan solo unos momentos ha acudido a su colegio electoral de Phoenix (Arizona) para votar, acompañado como siempre por su mujer, Cindy, pero no da por concluida su jornada. Después seguirá intentando recabar votos en Colorado y Nuevo México, estados con gran carga simbólica, ya que en 2004 votaron a favor del candidato republicano, y posterior presidente, George W. Bush.

Los estadounidenses comienzan a votar
Estados Unidos cuenta con cuatro husos horarios, así que los primeros primeros en abrir sus colegios electorales este mediodía (hora española) han sido los estados de la costa este: New Hampshire, Vermont, Connecticut, Kentucky, Nueva Jersey, Nueva York, Virginia y Maine. Los últimos en cerrar en la costa oeste lo harán cuando a las 5.00 horas del miércoles (hora española).

En total, más de 153 millones de estadounidenses están llamados a las urnas para elegir al que será el presidente número 44 de la historia del país, tras una de las campañas más emocionantes y costosas. Ya es conocido un primer dato positivo y es que se espera una participación sin precedentes por parte de los ciudadanos: el 73,5% de la población mayor de 18 años, nada más y nada menos que diez millones de personas más que en los últimos comicios, en 2004, según el Centro para el Estudio del Electorado Americano.

A las 00.00 horas del miércoles (hora española) cerrarán las primeras urnas en Indiana, donde los demócratas sólo han ganado una vez desde 1932. Si Obama consigue adelantarse en este estado, probablemente tendrá la noche breve que augura.

¿Dónde celebrará su victoria el próximo presidente de los Estados Unidos?
Barack Obama ha preparado una macrofiesta en Chicago, donde ha invitado a más de 70.000 personas para celebrar, si finalmente ocurre lo que pronostican las encuestas, la victoria del primer presidente negro en hacerse con la Casa Blanca. Por su parte, John McCain aguardará los resultados electorales rodeado de los suyos en el Arizona Biltmore Spa, en Phoenix, y compartirá la victoria, si al final la obtiene, en una fiestamás "sencilla" junto con 3.000 simpatizantes.

Los estados “bisagra”
El mundo entero tiene puesta su mirada en los llamados estados “bisagra”, que dado el sistema electoral estadounidense, pueden decidir la balanza a favor de uno u otro candidato.

Los ciudadanos no eligen directamente al presidente, sino que lo hacen a través de delegados, que votan en el Colegio Electoral. El Colegio Electoral cuenta con 538 delegados, y para ganar las elecciones presidenciales se necesita contar con al menos 270. Cada estado tiene un número asignado de delegados proporcional a su población. El candidato que consigue la mayoría en ese estado, se lleva directamente todos los delegados, aunque la diferencia sea de uno. Estos cinco 'pesos pesados' del mapa electoral son: Florida (con 27 delegados), Ohio (20), Carolina del Norte (15), Georgia (15) y Virginia (13).

Más sobre: