¿Cuál es el plazo para reclamar una indemnización en los tribunales?

Si por la vía amistosa no tiene éxito, quizá le interese acudir a la vía judicial. Conozca de cuánto tiempo dispone para reclamar según el problema de que se trate.

VER GALERÍA
La vía judicial es el último recurso para solicitar una indemnización por daños. Llegado ese momento, es muy importante tener en cuenta los plazos de los que se cuenta para tramitar la reclamación. 

Por la OCU

Seguro que alguna de estas situaciones le resulta familiar: En casa ha salido una grieta, los armarios a medida están pagados pero no los acaban, la compañía aérea ha perdido la maleta, un vecino no paga los gastos de comunidad, resbala en el suelo mojado de la oficina bancaria y se rompe una pierna, o la compañía se seguros no reclama a la aseguradora del coche que le ha golpeado por detrás…

Todos estos casos tienen en común una característica: la importancia de los plazos para tramitar las reclamaciones. En la vida cotidiana se producen muchas situaciones en las que nos vemos obligados a reclamar. Sin embargo, las acciones no siempre prosperan debido principalmente a la falta de pruebas o por haber sido presentadas fuera de plazo. Con el fin de que esto no le suceda, sepa de qué tiempos dispone para reclamar en los tribunales.

No es lo mismo prescribir que caducar
Lo primero que hay que saber es que en nuetsro país existen dos tipos de plazos legales para reclamar judicialmente. Uno es de “caducidad”: el plazo para presentar la demanda empieza a contar en el momento en que se produce el motivo de la reclamación y se agota transcurrido el tiempo establecido sin que se pueda interrumpir.

Por el contrario, el plazo de “prescripción” sí puede interrumpirse por determinadas causas, como la reclamación extrajudicial del acreedor, por cualquier acto de reconocimiento de deuda por el deudor y por iniciar la reclamación ante los tribunales. No obstante, una reclamación prescribe solo si la parte reclamante lo solicita.

Plazo general para reclamar: 15 años
Pongamos varios ejemplos: Manuel compró hace tres años una vivienda sobre plano que le tenían que haber entregado en 2007. Margarita no paga los gastos de comunidad que le corresponden. Máximo se ha comprado un coche que viene sin documentación. ¿Qué es lo que tienen que hacer?

Todos estos casos son ejemplos de incumplimientos de contrato. La parte perjudicada dispone de 15 años (plazo de prescripción) para iniciar la reclamación. Este plazo general de 15 años se aplica a cualquier contrato que no tenga un plazo de reclamación determinado, ya sea de bienes o servicios, como pueden ser los problemas con la comunidad de propietarios, con los servicios de algún profesional, con la compra de algún producto, etc. No obstante, aunque sea un plazo tan largo de tiempo, no es recomendable esperarse hasta el último momento para iniciar la reclamación, ya que solo conseguirá que se pierdan pruebas esenciales para acreditar la falta de cumplimiento y los daños ocasionados. Una vez agotadas las vías extrajudiciales, cuanto antes se presente la demanda, más posibilidades de que prospere existirán.

Problemas con la garantía: 3 plazos según el caso
En el supuesto de una compra de vivienda (o un coche, o cualquier otro bien) a un particular, el Código Civil establece un plazo de 6 meses desde la entrega para reclamar vicios ocultos. Se trata de un plazo de caducidad, es decir, no admite interrupción.

Problemas en nuestros viajes: no se conforme con lo que se encuentre
Si nos vamos de viaje y, desgraciadamente, nuestro vuelo se cancela en el último momento o nos pierden la maleta, es muy importante presentar una protesta en el propio aeropuerto. Después de eso, disponemos de 2 años a contar desde el día en que se produjo la cancelación, retraso, denegación de embarque, cambio de clase, deterioro, retraso o pérdida del equipaje. Es importante destacar que la demanda se ha de interponer ante los Juzgados de lo Mercantil, y en los municipios que no exista, ante los Juzgados de primera instancia.

Si el problema es una desagradable sorpresa al comprobar que el hotel no era como la agencia lo había descrito y que las condiciones generales del viaje son inferiores a las contratadas, se dispone de un plazo general de hasta 15 años.

Los asuntos de vecinos: como mucho, un año
Las juntas de vecinos son muchas veces la causa de distintas disputas en las comunidades. Si no está de acuerdo con alguna medida que se quiere aprobar, sepa que según la Ley de Propiedad Horizontal, para adoptar acuerdos que modifiquen el título constitutivo se necesita la unanimidad.

Cuando hay daños: lo primero, buscar al responsable
Puede ser que algún producto que compremos esté defectuoso y al utilizarlo, nos cause algún daño. Como por ejemplo, los electrodomésticos. Si el producto estaba defectuoso y la responsabilidad del accidente no es nuestra, lo más importante es ponerse en contacto con el fabricante. Si este no responde como esperamos, hay un plazo de tres años, que comienza en la fecha del suceso, para iniciar una demanda judicial.

Pero, ¿y si no había ningún contrato de por medio? En este punto nos referimos a situaciones muy comunes, como un resbalón por la calle por algún defecto sin señalizar, o las consecuencias de que un niño nos haga una gamberrada. ¿Qué hacer en estos casos?

La premisa continúa siendo la misma: identificar al responsable. Estos son ejemplos de “culpa extracontractual” o fuera de contrato: se aplica cuando no existe tal papel pero una parte hace daño a otra. El plazo para reclamar es de un año desde que la víctima conoce los daños.

En esta situación, el causante puede ser una persona particular, una empresa, un padre de familia, un empresario, el dueño del animal o incluso la propia Administración pública. En este último caso, cuando la responsable es la propia Administración (por no haber señalizado un bache, por ejemplo), la víctima dispone de un año para solicitar la indemnización. Si se la deniegan por escrito, dispone de dos meses para presentar la demanda; ahora bien, si se la deniegan por silencio administrativo (seis meses sin respuesta desde que se presentó el escrito), dispondrá de 6 meses desde que se decretó el silencio.

Seguros: depende de la póliza
La ley fija un plazo de dos años (de prescripción) para los seguros de daños, como los de hogar, automóviles, transporte, contra incendio, etc., y un plazo de cinco años (también de prescripción) para reclamar los seguros personales, como los de vida, accidentes o enfermedad.

El asegurado puede reclamar tanto la indemnización como los intereses de demora. Ahora bien, se le exige un requisito previo: comunicar el siniestro en el plazo de siete días desde que tuvo conocimiento de su existencia.

Consejos útiles a la hora de reclamar
- Es conveniente recordar que la vía judicial es el último recurso después de haber agotado otras vías de solución, como las cartas de reclamación, el arbitraje o la conciliación. Ante un problema, remita a la otra parte una carta denunciando los hechos y solicitando una solución en un plazo determinado. Hágalo de forma fehaciente: burofax con acuse de recibo y certificación de texto, telegrama con acuse de recibo, requerimiento notarial o entrega en mano con firma del reclamado.
- En sectores como los seguros y el transporte aéreo, la reclamación previa es obligatoria antes de ir a los tribunales.
- Las reclamaciones de telefonía tienen un procedimiento específico de reclamación que conviene seguir antes de ir a juicio.
- La reclamación previa interrumpe los plazos de prescripción y concede un tiempo extra para presentar la demanda judicial.
- Recopile todas las pruebas que acrediten el objeto de la reclamación y los posible prejuicios: documentos (contratos, facturas, comunicaciones entre las partes…), testigos, informes periciales, etc.
- Si ha contratado un seguro de defensa jurídica y reclamación de daños, o lo tiene en su póliza multirriesgo del hogar o del automóvil, utilícelo.
- Sepa que si el importe de su reclamación no sobrepasa los 900 euros, puede ir a juicio sin abogado ni procurador.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema